Los aceites esenciales de alta calidad, como los de YOUNG LIVING, son muy potentes para tratar temas emocionales y energéticos.

Al inhalar un aceite esencial se activan millones de terminales nerviosas que se encuentran en el epitelio olfatorio.

Todo un proceso

El aroma se transforma en un estímulo nervioso que el bulbo olfatorio amplifica y entonces pasa al SISTEMA LÍMBICO. El sistema límbico está compuesto por un conjunto de estructuras relacionadas con las respuestas emocionales, el aprendizaje y la memoria. Además está

Al oler un aceite esencial

conectado con las partes del cerebro que controlan:

  • El ritmo cardíaco.
  • La presión arterial.
  • La respiración.
  • La memoria.
  • Los niveles de estrés.
  • El equilibrio hormonal.

Al oler un aceite esencial se puede penetrar en un área cerrada de nuestra consciencia y permitir contemplar una situación desde un punto de vista distinto.

El Objetivo es liberar patrones negativos para equilibrar el cuerpo físico y restablecer bienestar emocional.

Tanto las plantas como los seres humanos somos hijos de la naturaleza, y nos sustenta la misma fuerza de vida. La fina y delicada complejidad de los aceites esenciales no pueden duplicarse sintéticamente con productos químicos inorgánicos. Esta es la razón por la que los aceites esenciales afectan a nuestro estado de ánimo y emociones, y los perfumes sintéticos no.

Los aceites como Bergamota, incienso, Geranio…ayudan a superar la ansiedad con depresión, los cambios de humor, el desequilibrio menstrual.

Otros como el limón, el Valor, el Joy, nos ayudan con el mal humor, la falta de confianza, pánico y la depresión.

Para el estrés, el insomnio tenemos el Stress away.

Y para superar situaciones muy difíciles el “Sara” que calma heridas por abusos sexuales, psicológicos, de poder. El “trauma life” para liberar traumas por accidentes, muerte de ser querido, negligencia y para liberar memorias dolorosas, perdonar y olvidar el Forgiveness.

Ábrete a un nuevo mundo de bienestar.

físico, emocional y energético con anna singla